HOME
Home
Menú Articles
Opinió
Editorial  

La realidad de la televisión
Christian Mestres, l'Altraveu


Una prostituta fumando mientras reposa su espalda en la pared. Un albañil que descansa sentado en el andamio. Cinco filipinos que juegan a baloncesto. Un joven que pinta un graffiti. El anciano que se apaga en el banco. Dos estudiantes que se besan sobre el césped. Un empresario que corre tras un taxi. El comerciante que se asoma para respirar. Todo ello sería la fotografía de lo que acabo de ver. Podríamos llamarlo realidad.

Sin embargo, al parecer la realidad es otra. La madre de un torero que vuelve con su tercer marido. Una chica diez que suspira por mi desodorante. El futbolista que, melena al viento, se pasea en un descapotable. La ex concursante de Gran Hermano que se cambia de casa. Los devaneos de la nueva Miss España con un banquero. El último yogurt mágico que me convertirá en el cuerpo más envidiado.

El día a día es una realidad que transformamos al recluirnos frente a la pantalla del televisor. ¿Debe la televisión convertirse en un lugar de abstracción? Quienes ocupan los espacios televisivos deben saber que juegan con la salud de la sociedad a la que ellos también pertenecen. El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero nombró a un grupo de personas para que cuidara en el futuro de la ‘salud’ de la televisión. De entrada aplaudimos la medida, pero también esperamos no estar ante una mera operación de marketing que sea impotente ante los intereses económicos.

Esperemos...

 

 

Amunt

L'Altraveu no comparteix necessàriament les opinions expresades en els articles publicats